comparte la información y pulsa + 1

HABRÁ AURRERÁ EN ETZATLÁN

HABRÁ AURRERÁ EN ETZATLÁN
MÁS DATOS:http://muchosdocpr.blogspot.mx/2017/03/habra-en-etzatlan-bodega-aurrera-31mar17.html

Si el link de la nota no funciona...mandame por favor un correo...

09 diciembre 2015

Piden que se clore el agua en Jalisco dic/15

Mala calidad del agua potable en uno de cada cinco municipios

De los 125 municipios del Estado de Jalisco, una quinta parte, es decir 29, tienen procesos deficientes de cloración del agua, lo que implica un riesgo para la población que ahí habita.


El peor nivel de cloración se encuentra en siete municipios: Bolaños, Huejuquilla El Alto, Mezquitic, Totatiche, Concepción de Buenos Aires, Atenguillo y Cuquío, según el último muestreo de agua realizado en agosto pasado por personal de la Secretaría de Salud.

Estos municipios tienen una cloración por debajo de 40%, cuando el parámetro normativo, de acuerdo a la Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), es de 85 por ciento.

La cloración del agua es responsabilidad y obligación de cada municipio para evitar riesgos a la salud de sus habitantes. La Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), a través de la Comisión Estatal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Coprisjal), se encarga de supervisar que haya cumplimiento cabal.


“Tenemos municipios que no llegan a la meta, y lo que hacemos es notificar para que le den seguimiento puntual a la población, porque el riesgo de no clorar el agua impacta en enfermedades gastrointestinales, o en su momento, males como el cólera”, refirió el titular de la Coprisjal, Celso Montiel Hernández.

Otro grupo de municipios que está por debajo de 60% de cloración está conformado por Acatic, Poncitlán, Tolimán, Tomatlán e Ixtlahuacán de los Membrillos, mientras que 17 más están en proceso del cumplimiento del nivel.

Los municipios de la Zona Metropolitana de Guadalajara sí cuentan con nivel dentro de norma, aseguró Montiel Hernández: “El hecho de que la cloración sea menor a lo establecido es factor de riesgo para que se alojen bacterias en estas aguas. Nosotros sugerimos que el agua de la llave no sea para consumo humano, es un agua para uso diario, pero no para ingerirla”.

En lo que va del año, la Coprisjal realizó 14 mil 701 monitoreos de cloro, de los cuales, 11 mil 910 resultaron dentro del parámetro. Los estudios se hacen en los sistemas de abastecimiento de cada municipio.

INVIERTEN EN MEJORAS

Fredy Medina, alcalde de Huejuquilla El Alto

El alcalde de Huejuquilla El Alto, Fredy Medina Sánchez, reconoció que cuando llegó a la administración, recibió un municipio con una pésima calidad del agua por falta de cloración, e incluso recibió un oficio por parte de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), en donde se le anunciaba de su deficiente proceso.

Señaló que realizaron algunas acciones como reparar cloradores, se compró otro tanto de equipos e inmediatamente se consiguió crédito con un proveedor del químico para poder regularizar la situación lo más pronto posible. “Con tristeza digo que el sistema de agua potable que heredamos se encontraba en condiciones precarias, hasta infrahumanas. Es triste que no se haya invertido en algo tan valioso como el agua” mencionó.

EL RIESGO: MALES GASTROINTESTINALES

Las enfermedades gastrointestinales son los principales riesgos que acarrea no tener una cloración eficiente del agua en los municipios, pues al no hacerlo, no se eliminan las bacterias o virus que pudieran existir en el líquido.

Sin embargo, aún cuando este es el método más antiguo y sencillo de realizar, el proceso tiene sus limitaciones, ya que existen algunos agentes patógenos y metales que son resistentes al cloro, advierte el investigador del Centro de Estudios Estratégicos de la Universidad de Guadalajara, José Antonio Gómez Reyna:  “La presencia de algunos parásitos requiere de tratamientos diferentes, pero lo primero por hacer es un muestreo del agua para ver qué tipo de características tiene; podemos encontrar aguas superficiales, como arroyos, lagunas, presas, y las otras, que son los mantos acuíferos subterráneos, que tienen diferentes componentes”.

A grandes rasgos, el especialista califica como deficiente el tratamiento que los municipios dan a sus aguas, pues hay casos en los que  ni siquiera operan sus plantas de tratamiento por problemas financieros. No obstante, cada municipio tiene características distintas, por lo que es necesario trabajar el agua de manera particular, de acuerdo a cada caso.

“Se tiene que hacer un estudio completo de cuáles son las condiciones, si no por municipio, mínimo por regiones” destacó.

OPERAN SÓLO 16% DE LAS PLANTAS DE TRATAMIENTO

Fallas en la purificación

En Jalisco, la Comisión Estatal del Agua tiene un inventario de 271 plantas de tratamiento. Para 2015, sólo 125 operan, según datos del Gobierno del Estado. Esta cifra representa 18 plantas funcionales menos comparado a 2014.

La cifra de complejos en operación en 2015 es la más baja desde hace cinco años: en 2010 trabajaban 155 plantas de tratamiento.

De las 125 instalaciones funcionales, solamente 74 operan conforme a la norma NOM-127-SSA1-1994, que regula los procesos de purificación del agua en municipios.

El organismo destaca que debido a la falta de recursos, así como de personal técnico calificado por parte de los Ayuntamientos, no se realiza una correcta desinfección del agua residual tratada. Señalan que en la gran mayoría de las plantas de tratamiento logran reducir contaminantes básicos y metales pesados, pero no se cumple en frenar las bacterias.

Vigilan metales pesados

Luego de que hace dos años la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ) encontrara metales pesados después de realizar monitoreos en el agua de diversos municipios de la Entidad, la Comisión Estatal de Protección contra Riesgos Sanitarios realizó otra muestra para saber en qué condiciones se encuentra actualmente y si se hizo algo para eliminar las substancias tóxicas.

El titular de la dependencia, Celso Montiel Hernández, señaló que el seguimiento al tema es continuo, y este mismo año se darán resultados del último análisis.

Dentro del programa de revisión de agua, la Coprisjal mide los niveles de cloración, los niveles de bacterias, así como conteo de contaminantes en albercas y playas. Sin embargo, también se toman muestras de tuberías y pozos de municipios, para detectar metales pesados.

En 2013, uno de los municipios con mayor cantidad de metales pesados en el agua fue Tlajomulco, el cual tenía niveles de arsénico por encima de los parámetros considerados como aceptables.

LA CIFRA
59% de las aguas residuales en la Entidad recibe un tratamiento adecuado


La SSJ llama a mantener cloración

Debido a que no hacerlo representa riesgos en la salud para la población, la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ) pide a los ayuntamientos que realicen una cloración eficiente de sus aguas.

El parámetro adecuado es que se tenga una cloración de al menos 85% en el agua que se utiliza, sin embargo, existen 29 municipios del Estado que ni siquiera se acercan a esta cifra, o están por debajo de la mitad en cumplimiento.

El secretario de Salud estatal, Jaime Agustín González Álvarez, dijo que tendrá un acercamiento con los municipios que aún están lejos del cumplimiento solicitado para poder alertarlos sobre los riesgos que implica no clorar el agua para los habitantes.

“Lo primero que hay que hacer es hablar con los munícipes para que vean las bondades que tiene hacia la población el que se cuente con los niveles de seguridad suficientes, para evitar enfermedades del tipo del cólera, o diarreicas de otra naturaleza”.

El funcionario señaló que clorar el agua es un proceso sencillo y económico necesario para utilizar el líquido de manera segura. Además, es algo que marca la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), pues considera que una baja cloración es aquella que registra menos de 85% de monitoreos fuera de norma.

“Es obligada la cloración. Hay parámetros específicos sobre los niveles de cloración en cada municipio, hay algunos municipios que todavía tienen manantiales de origen natural y por eso se resisten a no clorar el agua, pero nuestra obligación va a ser invitarlos a que lo hagan, de otra forma, el riesgo que se puede presentar para que alguien tenga una enfermedad diarreica es alto”.

Entre los riesgos a la salud por no tener agua bien clorada están las enfermedades gastrointestinales. El propio secretario reconoció que el Norte del Estado es la zona donde se tienen más problemas en ese sentido.

Publicar un comentario