comparte la información y pulsa + 1

INHUMANOS EN ETZATLÁN

INHUMANOS EN ETZATLÁN
MÁS DATOS:http://muchosdocpr.blogspot.mx/2014/07/crueldad-con-los-animales-en-etzatlan.html

Si el link de la nota no funciona...mandame por favor un correo...

17 febrero 2012

Reporte del carnaval 2012 de Etzatlán 17/FEB/12

EN VIDEO EL RESUMEN DEL CARNAVAL ETZATLÁN 2012...


Primer día del Carnaval Etzatlán 2012, todo un éxito, la madre naturaleza nos dejó disfrutar este inicio de fiestas de "carnes tolendas".
Desde muy temprana hora se empezó a juntar el grupo de personas encargadas de hacer el testamento del "Mal Humor" en verso; sujeto que ese mismo día se elige por unanimidad, mismo que deja su herencia a personas que durante el año hayan hecho algo fuera de lo normal.
Es una forma de caricaturizar los acontecimientos. Al rededor de las seis de la tarde, una patrulla pasa por el feretro que don Juanito "El Pintor", rotula a su rededor con los versos más sobresalientes y el nombre del "Mal Humor 2012":

Para entonces "la Mojiganga" ya está preparada a recibir al muertito para hacerle un velorio digno en la Plaza Pricipal, lugar donde se aglomera la gente para ver quien fue el desafortunado de este año.
De ahí se pasa la caja al Foro Itza, en donde serán coronados, "Rey Feo" y "Reina Fea", acto seguido la lectura del famoso testamento por don Arturo García "El de Santa Rosalía", que ya tiene varios años haciéndolo.
Con mucha gracia lee los versos y cuando termina, de inmediato se conduce el cajón a media Plaza, para prenderle fuego y en sus entrañas además de un muñeco simulando al muerto, llega una buena carga de busca-pies y cohetes, y la algarabía de la gente hace mas especial este momento, dentro del marco musical de las bandas al rededor de la Plaza.
Los presentes después se disponen a disfrutar de una rica cena con Valente el de los tacos, o en el Restaurant "Mi Casa" o en cualquier otro lado, para irse luego a descansar porque les esperan cuatro días más de sana diversión.










HISTORIA DEL CARNAVAL
Por: Carlos E. Parra Ron
Existen versiones y documentos sobre mascaradas y convites que se iniciaron con la instalación de los primeros pobladores en el primer tercio del siglo XIX.
Algunos cronistas locales insinúan que esos mitotes, originalmente de extracción indígena con influencia española, tuvieron lugar con motivo del desembarque del primer buque que llegó a Mazatlán -en el año de 1823- después de que la Corte de Cádiz autorizó su apertura al comercio internacional.
Desde entonces, cada año suena el himno carnavalero conocido como los Papaquis (algunos investigadores lo adjudican al apócope de los aztequismos Papaqui: alegrarse del mal ajeno y Papaquiliztli: júbilo o alegría debida al mal ajeno).
ORÍGENES:
Con algunos difusos y escasos antecedentes de su origen prehispánico, fue hasta el siglo XIX cuando se tuvieron informes sobre el carnaval etzatlense.
En la víspera de la invasión francesa en 1864, se comenzaron de nuevo a celebrar estas festividades.
En las últimas décadas del siglo XIX, el Carnaval era una fiesta en la que predominaba lo grotesco sobre lo gracioso; para las mujeres, harina perfumada y cascarones llenos de oropel; para los hombres, harina, negrumos y anilinas (los pintados).
Todavía en la última década de ese siglo, el festejo por excelencia de los etzatlenses eran las Fiestas de octubre, organizadas por el pueblo y la Iglesia, pero al paso del tiempo las fiestas del Carnaval tomaron la misma importancia que las fiestas de octubre.
Pero fue hasta 1898 cuando una junta patriótica de notables, encabezada por el doctor Martiniano Carvajal, organizó una procesión de carruajes y bicicletas para erradicar la inmoral harina e imponer el casto y recatado confeti'.
Legitimado e institucionalizado por las fuerzas vivas, el carnaval entró así a la modernidad y a la decencia. El pueblo aceptó cambiar la harina o anilina por el confeti y le entró con ganas al desorden carnavalero oficial.
Es curioso, pero no extraño -por la condición multirracial de la sociedad de entonces- que en los primeros comités ciudadanos que lo organizaron figurasen junto con los carnavaleros locales como en los chistes; un alemán, un americano, un español y un italiano.
Y a ese conjuro los carnavales se sucedieron al paso de modas y canciones; la plaza municipal Antonio Escobedo I. Daza, ha sido testigo y sigue siendo el corazón palpitante de este jolgorio; y desde entonces, el pulso de los etzatlenses se toma con el estetoscopio de los carnavales.-
Publicar un comentario en la entrada